En el primer mes del año, el déficit de las finanzas públicas de México se profundizó, golpeado por el desplome de los ingresos petroleros y por un mayor gasto del gobierno, de acuerdo con el informe de finanzas de la Secretaría de Hacienda.

El balance público mensual mostró un déficit de 91,544.3 millones de pesos, desde un saldo negativo de 4,907.9 millones de pesos en el mismo mes del 2014.

Desde 1999, fecha desde que se tiene acceso a las cifras, no se había registrado un enero con un déficit tan elevado. El registro más alto que se observa fue en el 2009, justo en el clímax de la llamada gran recesión.

En el primer mes de este año, los ingresos presupuestarios del gobierno federal cayeron 3.4%, para ubicarse en 365,049.4 millones de pesos.

De acuerdo con información del primer reporte mensual de las finanzas públicas y la deuda pública, los ingresos petroleros disminuyeron 43.5%; en enero del 2015 se ubicaron en 56,994.8 millones de pesos, lo cual contrasta con los 97,902.9 millones de pesos que obtuvo en el 2014.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) argumentó que este impacto se debió a que el precio promedio del barril cayó 75.19%; en enero del 2014 se ubicaba en 91.8 dólares por barril y en enero de este año descendió a 52.4 dólares por barril.

Además, refiere que también impactó una disminución en la producción de petróleo de 6.5% respecto del año anterior; así como la baja de 3.6% en la producción de gas natural.

Hacienda menciona que en caso de que el precio promedio del barril de petróleo en el 2015 sea inferior a los 79 dólares, el pago de las coberturas petroleras ingresará en diciembre de este año.

Actualmente, las finanzas públicas del país dependen 30% de los ingresos petroleros, por lo que al obtener menos recursos de este rubro, el gasto público tuvo que ser ajustado.

El saldo negativo de las finanzas se presenta después de un recorte del gasto equivalente a 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB) ante el desplome de los precios del crudo y un entorno económico global difícil.

Ingresos tributarios no son suficientes

Durante el año pasado, la estrella de la recaudación que ayudó a mitigar la caída de los ingresos petroleros en las finanzas públicas fueron los impuestos especiales sobre producción y servicios (IEPS), que vieron la luz con la entrada en vigor de la reforma hacendaria el 1 de enero del 2014.

Estos impuestos especiales, donde se incluyen gravámenes a las bebidas endulzadas, entre ellos los refrescos, y a los alimentos con alta densidad calórica o chatarra, en el primer mes del 2015 mantuvieron el buen desempeño, al registrar un incremento de 186.1% con relación al mismo mes del año pasado.

Hacienda informó que la recaudación por IEPS en enero del 2015ascendió a 37,896.9 millones de pesos, monto superior en 21,534.5 millones de pesos a los ingresos programados en el calendario mensual de la Secretaría de Hacienda.

Otro impuesto que en el primer mes del año dejó un buen sabor a las arcas del gobierno fue el gravamen a las importaciones, que creció 14.1% en términos reales con relación al mismo mes del 2014; este impuesto recaudó 3,323.7 millones de pesos.

Como resultado de la homologación del Impuesto al Valor Agregado, (IVA) de 11 a 16% en la zona fronteriza del país, este gravamen incrementó su recaudación en 6.4% y acumuló 75,970.3 millones de pesos, detalló la dependencia.

Así, en el primer mes del 2015, los ingresos tributarios no petroleros ascendieron a 241,600 millones de pesos, es decir, representan un incremento real de 12.7% respecto del 2014.

“Estos resultados favorables se explican, principalmente, por la entrada en vigor de las medidas que conforman las reformas hacendaria y energética, así como por las medidas de administración tributaria adoptadas”, puntualizó la dependencia.

CFE aumentó sus ingresos

Por su parte, los ingresos propios de la CFE, IMSS e ISSSTE sumaron 51,000 millones de pesos, lo que significó un incremento de 1.2% en términos reales respecto del 2014.

La Secretaría de Hacienda explicó que esto se debió a un mayor valor de las ventas de energía eléctrica y mayores ingresos por cuotas a la seguridad social del IMSS.

Por otra parte, en el primer mes del año, los ingresos no tributarios del gobierno federal sumaron 15,500 millones de pesos, lo que representa un aumento real de 23.9% debido a mayores ingresos por aprovechamientos y derechos.